Estás en: Caribe > República Dominicana > > República Dominicana, Las Cuevas del Pomier

República Dominicana, Las Cuevas del Pomier


El Caribe es una región que por su natural formación posee diversos sitios donde existen cuevas y también cavernas subterráneas. En casi todas las islas de la región hallaremos por lo menos una cueva o caverna que pueda ser visitada.

Es el caso de República Dominicana donde se encuentran las Cuevas del Pomier, también conocidas como las Cuevas de Borbón.

Estas cuevas se encuentran ubicadas en la provincia de San Cristóbal en la zona de El Pomier, un lugar que se encuentra a 350 metros de altitud y es parte integrante de la Reserva Antropológica Cuevas del Pomier, una de las zonas históricas y culturales de las más interesantes que posee República Dominicana, además de ser uno de los puntos turísticos naturales con mayor flujo de visitantes tanto locales como extranjeros, que arriban desde las playas de Punta Cana.

Estas cuevas tienen dimensiones importantes de aproximadamente 4 kilómetros cuadrados y no es una sola cueva sino que existen varias, se encuentran enumeradas y todas ellas muy interesantes para recorrer, sobre todo para aquellos que gustan de este tipo de aventuras

Dentro de las diversas cuevas que existen en la zona las más visitadas son las que van de la uno a la cinco y la que posee mayor fama es la llamada Cueva del Puente dado que en ella es posible ver pictogramas y petroglifos.

Cabe destacar que teniendo en cuenta su propia formación geológica no existen en el mundo muchas cuevas que se parezca a las Cuevas de Pomier, además de ser únicas en el país.

En su interior es posible ver en sus muros más de cuatro mil pictografías y petroglifos que según los estudiosos del tema han sido realizados por poblaciones que eran originarios del Caribe y por lo tanto se los considera un tesoro de la arqueología mundial.

Dentro de las salas la que más impresionan y llama la atención de los visitantesestán la Sala de Boinayel, que es el nombre de uno de los dioses dibujado en los muros, que era en la antigüedad para el pueblo Taíno el “dios de la lluvia”.

La otra sala que puede visitarse es la Sala de los grandes Edentados. Su nombre se lo debe al hecho se encontraron allí a principios de 1970 fósiles de animales con costumbres herbívoras muy similares a los oso.

Tanto la Sala de los Grandes Bloques, la de Cohoba como la Sala de la Penumbra poseen  una enorme cantidad de pictografías donde se puede ver por ejemplo cómo era el antiguo rito de la purificación.

Una viaje lleno de aventuras a una zona de naturaleza admirable y que encierra los misterios de sus cueva milenarias.

Foto: Fuente TheindianaAdventure.

Buscador de el Caribe
Boletín