Estás en: Caribe > Cuba > > La Villa de Santísima Trinidad de Cuba

La Villa de Santísima Trinidad de Cuba


La Villa de Santísima Trinidad de Cuba es una ciudad magnífica con bellos paisajes donde la playa y la montaña hacen de marco a un lugar que por su historia colonial y elegancia ha sido declara Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Un destino para disfrutar de la naturaleza y de un descanso más que reparador paseando por esta bella ciudad de calles estrechas y empedradas con el contraste de verdes colinas.

Una ciudad antigua cuya fundación data del siglo XVI y que  brinda a sus visitantes el atractivo del Valle de los Ingenios una Reserva no sólo natural sino también arqueológica de inestimable valor.

Esta ciudad es además una de las regiones montañosas con mayores riquezas en Cuba, con un maravilloso lugar como el Puerto de Casilda famoso por haber albergado tanto corsarios como piratas.

Sus mejores playas son las de María Aguilar y también la de Ancón y un lugar que debe visitarse es el Salto de Caburní que se encuentra entre las montañas de la zona de Topes de Collantes.

Su centro histórico se caracteriza por su Plaza Mayor rodeada de arquitectura netamente colonial que abarca residencias particulares, además de monumentos públicos e iglesias.

Típico de la época en que fueron concebidas sus casas cuentan con un bonito patio interior adornado por flores coloridas, techos de tejas rojas y paredes con dibujos en arcilla, verdaderas obras de arte de un pasado lejano.

El ritmo y la música se encuentran presente en la ciudad como en todos los rincones de Cuba, señal de un pueblo que lleva el canto y el baile en la sangre.

Entre los sitios interesantes para recorrer en su Casco Histórico están el Museo Románico también conocido como la Antigua Casa del Conde Brunet.

Existen además,  el Museo de Arqueologíael de Arquitectura, el de Ciencias Naturales y el pintoresco Museo de la Lucha Contra Bandidos.

En la llamada Plaza de los Artesanos se encuentra la Casa de Cultura y también  la vieja Cárcel Real, además de la Torre Manaca-Iznaga, subiendo hasta lo alto de ella,  puede tenerse una vista  panorámica del Valle de los Ingenios.

Para disfrutar de su cocina típica fundamentalmente hecha a base de pescados y mariscos,  existen una gran variedad de restaurantes de primera línea para satisfacer los deseos de los paladares más exigentes. Además de beber un trago típico de la región llamado La Cancháncara bebida preparada con aguardiente limón y miel.

Un lugar diferente a los que nos tiene acostumbrados Cuba, naturaleza, tradiciones e historia se unen para brindar lo mejor al turismo que llega allí todos los años.

Foto: Fuente Deseo 09

Volver a Cuba.
Buscador de el Caribe
Boletín