Estás en: Caribe > Turismo > > La isla de Montserrat

La isla de Montserrat


El Caribe tiene magia y encanto, ya sea en lugares muy concurridos como Punta Cana o pequeñas islas paradisíacas que nos sorprenden por su belleza casi salvaje.

La isla de Montserrat es uno de esos lugares que nos encantará con su misterio y maravilloso entorno natural.

Muy cerca de Guadalupe y Antigua, formando parte de las llamadas Pequeñas Antillas y perteneciendo a los territorios de ultramar del Reino Unido esta pequeña isla impacta a quienes la visitan.

El volcán que allí se encuentra está activo e hizo erupción por última vez en 1995, obligando a la población de lugar a retirarse.

Este extraño paraíso  nos brinda la posibilidad de encontrarnos con un lugar montañoso y muy verde, con una selva exuberante que nos regalan mangos, cocos, papayas y bananas, frutas tropicales deliciosas que están al alcance de nuestra mano.

Actualmente el volcán se está adormecido, por ello es una buena oportunidad para conocer este lugar tan diferente y especial.

Lo mejor es recorrer la isla a pie por los senderos que cruzan todo su territorio y que fueron diseñados para poder disfrutar al máximo de esta aventura.

Ideal para quienes practican excursionismo, existen caminos más sencillos y otros un poco más dificultosos donde se pondrán a prueba las dotes de cada senderista.

De todas formas, para aquellos que no conocen la zona lo mejor es contratar los servicios de un guía.

El clima es bastante caluroso , por ello lo recomendable es usar ropa liviana y calzado cómodo,  a fin que la caminata resulte agradable. El repelente contra insectos también será algo imprescindible.

La mayor parte de los senderos hacen su recorrido a través de la zona de Centre Hills y los seis más importantes son el Runaway Ghaut, el Orione, el Blackwood el The Cot Allen, el Silver Hills y el sendero desde Little Bay hasta la región de Rendevous Bay.

Cada uno de ellos brinda diferentes paisajes,  así el Orione nos presenta una gran variedad tanto en su flora como en su fauna, donde las aves son las protagonistas.

Ya el sendero The Cot es una equilibrada mezcla de naturaleza y un poco de la historia del lugar. Desde aquí se obtienen excelentes vistas de la costa ya que el lugar se encuentra a mil metros de altura.

El sendero de Blackwood Allen es un poco más dificultoso de realizar y podremos ver las aldeas tanto del norte como de la parte costera. El de Runaway Ghaut, más pequeño que los otros pero también más sencillo de realizar, ideal para los que recién se inician en el excursionismo.

Por último el Silver Hills y el sendero desde Liitle Bay hasta Rendevous Bay se encuentran en otra área de la isla hacia el norte, siguiendo el primero podremos conocer el volcán y haciendo el recorrido por el segundo llegaremos a una playa de arena  la única que posee la isla.

Un lugar distinto y muy especial sobre todo para quienes gustan de un poco de aventura y sentirse rodeados de la selva y todos sus secretos.

Foto: Fuente Flickr

Volver a Turismo.
Buscador de el Caribe
Boletín