Estás en: Caribe > Puerto Rico > > Ciudad vieja de San Juan de Puerto Rico

Ciudad vieja de San Juan de Puerto Rico


El Caribe siempre puede sorprendernos con algún lugar bello para conocer. Así nos deslumbra con sus hermosos resorts y hoteles lujosos, nos maravilla con su naturaleza casi virgen en las reservas naturales y nos lleva hacia un paseo por el pasado colonial que nos encantará por sus historias y reliquias.

La ciudad vieja de San Juan de Puerto Rico es una de las más bonitas que existen en el Caribe, en ella encontraremos su casco antiguo al que se conoce con el nombre de La Isleta que mantiene toda la esencia de la época colonial española.

Poseedora de un inmenso patrimonio arquitectónico y cultural La Isleta se une al resto de San Juan por medio de puentes o también por el ferry rodeada de maravillosos paisajes.

Un paseo por las antiguas calles hasta llegar a las viejas murallas nos aproximará al comienzo de la historia de una ciudad que es la más visitada en el Caribe por turistas de todos los lugares del mundo.

Esta antigua ciudad tiene más de 465 años de historia,  un barrio residencial que en sus orígenes fue diseñado para ser una fortaleza militar,  hoy, es un sitio  tanto residencial como comercial, poseedor de una gran cantidad de edificios de estilo colonial que datan de los siglos XVI y XVII, todos armoniosamente cuidados y restaurados.

Sus calles son de adoquines, los mismos que hace cientos de años llegaron traídos en barcos desde España y que  son hoy un adorno característico de este bello lugar.

El Viejo Casco cuenta con cinco plazas importantes, la Plaza de Armas que es la más notoria y céntrica del lugar y que fue en  el pasado el sitio que se utilizaba para adiestrar a los militares. Rodeada de elegantes edificios como la Casa Alcaldía, y el Departamento de Estado.

La plaza San José un sitio que sirve para el encuentro de la población del lugar, allí existen cafés al aire libre y edificios interesantes para visitar como la Iglesia de San José y el Mueso Pablo Casals.

Cerca del lugar hallaremos la Plaza del Quinto Centenario, con una escultura de Jaime Zuáres llamada Tótem Telúrico que tiene doce metros de altura, hecha en cerámica y granito negro y que representa las raíces de la historia de América.

La plaza de Colón, construida en 1893 para honrar al gran navegante, donde por supuesto existe una estatua del ilustre personaje y muy cerca de allí la Plazoleta de la Rogativa, construida en 1971 con una escultura que conmemora el episodio de 1797 cuando los ingleses quisieron tomar la ciudad en un intento frustrado.

Dentro de los fuertes que pueden visitarse están el Castillo de San Felipe del Morro, es el sitio fortificado más grande que existe en el Caribe, tiene seis niveles y su construcción comenzó en 1540 terminándose la obra en 1589, se trata de un laberinto formado por túneles, celdas, rampas y lugares estratégicos de observación.

La Puerta de San Juan, la principal entrada a la ciudad y hoy sólo existe esta puerta y la de San José.

El Castillo de San Cristóbal otra de las defensas de la ciudad fue construido en 1634 en una verdadera obra de arte de la arquitectura ya que su diseño había sido creado para confundir a los enemigos. Este castillo fue declarado Patrimonio de la Humanidad y Monumento Histórico Nacional.

La fortaleza conocida como el Palacio de Santa Catalina, es la mansión militar más anigua,  que se terminó de construir en 1540 y era la forma de defensa de la ciudad de los ataque que recibía de los Indios Caribe.

También hay que visitar el Cuartel Ballajá donde se hospedaba el personal militar, el Capitolio levantado en 1920, donde pueden apreciarse galerías, mosaicos y frescos excelentes, el Casino que fuera construido antes de la Primera guerra Mundial, el edificio de la Intendencia que fuera en el pasado la casa de cambio colonial y hoy es el Departamento de Estado.

Entre las iglesias la de San José de 1532, la Catedral de San Juan de 1529, la Capilla del Cristo edificada en 1753 y el Convento de Santo Domingo fundado en 1523.

Existen cientos de lugares más para visitar entre ellos, museos, teatros y otros edificios civiles y religiosos. Para recorre toda la ciudad se debe disponer de por lo menos dos días, para poder recorrer y disfrutar de todo inclusive deleitarse en alguno de sus restaurantes de la exquisita comida típica puertorriqueña.

Sin duda vale la pena visitar esta ciudad el viejo San Juan que representa la tradición de los hispanos y lo típicamente caribeño, una ciudad para recorrerla sin prisa y disfrutar de todo lo que se encuentra a nuestro paso.

Foto: Fuente Movilidad Universia

Volver a Puerto Rico.
Buscador de el Caribe
Boletín